Administración de fincas +34 91 033 78 97 info@gtc-fincas.com

Obras en Comunidades de Propietarios. Obligaciones en materia de Prevención de Riesgos laborales.

/ Publicado por:

La comunidad cuando realiza obras se convierte en Promotor, y como tal está sujeto a un cumplimiento estricto de la normativa laboral específica para la realización de obras

Básicamente podemos establecer dos tipologías: Obras con Proyecto y Obras sin proyecto.

Puesto que las obras con proyecto requieren la intervención de diversos especialistas, técnicos y profesionales especializados, entendemos que las comunidades en dichas obras contaran con respaldo profesional suficiente que aseguran el cumplimiento estricto en materia de Seguridad laboral.

Obras sin proyecto

Son las de corta duración, las obras en periodo de garantía, obras de conservación de infraestructuras y otras obras menores. Como ven son las más habituales, y necesitan menos requerimientos administrativos, que aunque mínimos no se deben descuidar.

No precisan proyectista, coordinador de seguridad y salud en fase de proyecto ni dirección facultativa.

Cabe distinguir cuando la obra se encarga a un único contratista, o cuando se encarga a varios.

En el caso de un promotor (comunidad) que encargue una obra sin proyecto a un único contratista, podrá ser este con sus propios técnicos de prevención (una vez sea nombrado formalmente coordinador por la Comunidad)  el responsable de realizar las tareas de evaluación, coordinación de sus propias subcontratas y por tanto el promotor puede limitarse a exigir que se acredite su cumplimiento (documentalmente).

Es lo más recomendable para una comunidad de propietarios.

En el caso de un promotor (comunidad) que encarga una obra sin proyecto a varios contratistas (más de una empresa, una empresa y trabajadores autónomos o diversos trabajadores autónomos ) que actúan simultáneamente, debe nombrar al coordinador de seguridad y salud y deberá encargar la elaboración de un documento informativo en materia preventiva, que hará las veces de estudio o estudio básico de seguridad y salud. Dicho documento deberá entregarse a los contratistas antes del inicio de la obra.

Las empresas intervinientes aportarán sus planes específicos, y el promotor a través del coordinador debe realizar una labor de evaluación y coordinación del conjunto, pues según la ley 31/1995 establece que toda empresa organizará su actividad preventiva con arreglo a alguna de las modalidades que contempla el RD 39/1997, lo que determina la existencia de un Plan de Prevención único, cuyos instrumentos esenciales de aplicación son la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva, independientemente del número de centros de trabajo en los que los trabajadores de la empresa presten sus servicios.

Caso especial es cuando la comunidad contrata a un trabajador autónomo y sin empleados a su cargo: la Comunidad se convierte en contratista, y por tanto, además de las obligaciones preventivas antes mencionadas adquiere las que se relacionan en el apartado correspondiente al contratista. Evidentemente hablamos de obras, no de trabajos ordinarios y sencillos de mantenimiento ordinario.

En la práctica

Existen 7 días para la apertura del centro de trabajo desde el inicio de la obra, momento en el que es necesario aportar el Plan de Prevención. Por ello, obras de menor duración -prácticamente son a las que nos referimos- , habrán finalizado antes de que se haga efectiva esta obligación.

Descargar:

Guia práctica para la gestión preventiva de obras en Comunidades  (Colegio de Aparejadores de Madrid)

Aplicación del RD. 1627/97 a obras sin proyecto (Comisión Nacional de seguridad y salud en el trabajo)

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies